Restauraciones

La conservación y restauración del patrimonio arqueológico se basa en un conjunto de criterios donde la instancia histórica prevalece sobre la estética. Su objetivo es resguardar y difundir la información que contienen los objetos para poder hacer un aporte al conocimiento de nuestro pasado.

El respeto por el material original implica evitar intervenciones directas y aplicar las medidas de conservación preventiva relacionadas  principalmente con el control medioambiental y una manipulación adecuada.

Si se realiza una restauración tiene que basarse en una mínima intervención,  usando metodologías y materiales confiables. Los estudios previos y la documentación de los procedimientos son las  herramientas indispensables  para reconocer una restauración profesional.

El conservador-restaurador es el encargado de proteger los bienes arqueológicos tanto en el campo, en el laboratorio, como en el traslado, exhibición y depósito. Debe trabajar en forma interdisciplinaria con los arqueólogos  y con todos los  profesionales involucrados en esta secuencia de etapas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s